UN TANGO DE JUNIO

Cuenta la mañana
que hay pan en la mesa
hay sueños alados
y versos de amor.
 
Que los días son tersos
frescos y tranquilos
y ni aún la lluvia
espanta este don.
 
Y llega la tarde
con su medio día
y avanza la risa
venciendo el dolor
 
Los rencores viejos
se quedan inertes
y un tango de junio
baila el corazón.
 
Se mueven las horas
con todas sus cuitas
y el día fenece
dando pausa al sol.
 
La noche se apresta
a danzas y dicha
se perfuma el viento
con sombrero alón.
 
La luna coqueta
reina ya en la pista
y un baile tranquilo
fluyendo en canción.
 
Los rencores viejos
se quedan inertes
y un tango de junio
baila el corazón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: