ALBA

 Cualquier nostalgia es buen pretexto para un Haiku

 
Llega la duda
el llanto cual rocío
bautiza el alba.

AGOSTO 16 (2019)

He llegado a la frontera
a la inflexión divina
que me eleva sin viento.
 
Gravitan mis versos
en la década celeste
cuando el amor llega
y las sonrisas se acrecientan.
 
Una oportunidad de ser yo mismo
sin resguardarme del amor
y sin ensimismarme.
 
Un día de celebrar el triunfo
de los poemas nuevos y las promesas justas.
 
Y una vida para entender
que soy el caminante
que elige tus pasos,
y de la mano…
construirnos un destino.

SINCERO

Un verso simple,
todo mi amor concentrado en mis caricias.
 
Una única promesa,
adorar tus labios
y siempre buscar una sonrisa.
 
Un pacto eterno,
recorrer a tu lado (y de tu mano)
el camino de esta y otras vidas.
 
Un suspiro sincero
y decirte que te amo
aliviando los segundos
y renovando la certeza de tus ojos en los mios.

AMAR A LOS 40

Un tiempo de nostalgias,
las más puras
la verdad de los recuerdos siempre buenos.
 
Llegar a los cuarenta
con la frente en alto
los errores redimidos
y la conciencia tranquila.

 
Un tiempo de mirarse
altivo y con motivos
saberme de viento
abrazando las sonrisas.

 
Y pasan algunos años
y los cuarenta crecen
de a poco y con desvelos.

 
Reconociendo sus dudas
mientras deshacen laberintos.

 
Una noche y llega como brisa
y mis ojos se asientan a todo su infinito.

 
Y mi ilusión se alivia
y todo late en su presencia.

 
Hay paz en su voz,
se mecen las palabras
y apacigua los temores.

 
Las promesas vienen
y amanecen los nuevos segundos
en plenitud y armonía.

 
Amar a los cuarenta
como también lo hiciera
con la emoción intacta
y la razón tranquila.

 
Andar y ser suspiro
y en cada cercanía
rendirse al pulso
del amor perfecto.

SOY POR TI

Soy por ti;

Ráfaga y guía, vendaval, locura y ritmo. Soy pleno y por ti… soy también mantra y verso.

 
Y se que soy de nuevo aquel maestro
que la luz prefiriera para el día
poderoso y gigante mientras canto
con poemas los himnos que te alaban.
 
Y soy por ti el hombre de la fuerza
monumental y eterno ante los ritmos
paz de las caricias y en mis manos
el poder de sanar cualquier delirio.
 
Radiante ante tus ojos, mi princesa
caricias y promesas siempre firmes
voz que te llena los suspiros
dibujando una sonrisa en cada aliento.
 
Soy agua de tu sed, frescor bendito
paz de aquellos días que son plenos
soy tu protector y tenue llanto
sensible ante un abrazo que alimenta.
 
Soy la mente que descifra en cada día
las promesas y los versos del segundo
y así te doy mi alma y mi conciencia
soy tuyo en plenitud y complemento.
 
Andante de tu cuerpo, fiel a ritmo
habitante y soberano en tus caderas
soy por ti quien se eleva en las caricias…
entre besos conquista tu universo.
 
Y aquí estoy sin afán y con cordura
el pilar y la columna en un abrazo
la sonrisa que despeja hasta tus dudas
soy por ti la certeza en ser eternos.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: