UN MERLOT

La noche estaba fría,
helada soledad
y el presagio del rencor oscuro
daba vueltas por la casa.
 
Soñé despierto un verso
y reduje mi pasado a estrofas
mientras desahuciaba algún recuerdo.
 
Hablaba de victorias rancias
y de verme a mi mismo
reflejado en la pantalla ingenua
que prometía amor eterno.
 
La soledad, lo incierto
el silencio y el frío dentro de mis pasos.
 
Y así,
sin buscar respuestas
y justo en medio de la noche…
destapé un Merlot y rompí el silencio.
 
Un vaso de magia en tinto
aromas de soledad acompañada.
 
Un vaso rubí
taninos de esperanza
que devuelven la alegría al verso.
 
Y justo así,
la noche es ahora tibia
y la calma prometida
invade sin permiso
la casa, las miradas y hasta el alma.

alcohol bar beverage black background
Photo by freestocks.org on Pexels.com

LUNES DE JUNIO

Un día a la vez,
escondiendo los pactos
y sintiendo libertad en el silencio.
 
Un día de sonrisas lluvia
esperando que el sol
bendiga los recuerdos.
 
Lunes de abrir caminos
reconociendo el tacto
de borrar las fronteras
sin el dolor del orgullo.
 
Y de esgrimir poemas
para defenderme del pulso
dejado en mi por la nostalgia.
 
Es lunes y es junio,
el solsticio nos invita
a recordar los pactos de montaña.
 
Y somos, juntos
la certeza del viento
que canta alegre en tesitura alma.
 
Un día a la vez,
y estos versos puros
que hacen de junio y lunes
el instante perfecto que resume la esperanza.

INTENTIONS

After the tears and the pain
the calm comes to heal the suffer
my strong soul has been my light,
poetry is only my redepmtion.
 
After the denied love
and the scape of one momentum
the left overs became verses
and the poetry appears
beside all the broken questions.
 
After all the useless promises
and the eyes of green oblivion
one can rise all the good manners
and defeat at last with honor
the sad seconds of deception.
 
All the good in one covenant
the forgiveness, peace and calm
my legacy tends to conquer
all the love without pretension.
 
After the denied love
one rises proud, there is redemption.

VEREDICTO

Se alza el jurado,
la sentencia es simple
cuando se aceptan las culpas
y se acrecienta el miedo.
 
Me he entregado al silencio
porque la conciencia es brisa
que susurra suficientes verbos.
 
He cometido amor inconcluso
prometiendo la vida y recibiendo llanto,
culpable soy de entregar hasta los propios versos.
 
He robado del sagrado tiempo
instantes puros de verdad y ritmo
ya solo quedan olvidos y lamentos.
 
La sentencia es simple
cuando se aceptan las culpas.
 
Los cargos son fuertes,
insistir en imposibles,
persistir en nostalgias
y entregar el alma sin medida.
 
El veredicto es claro,
vendrá la soledad perpetua
y la amargura disfrazando las sonrisas.
 
Y un exilio (doloroso) de mis versos
expulsados del campo de tus ojos.

TEMORES

Temo al odio
pero más al olvido.
 
Temo a que nunca más leas mis versos
y que no recuerdes el brillo
de tus ojos en mi alma.
 
No pido perdón por mi insistencia
porque la verdad no se oculta
si fue hilada y escrita desde siempre.
 
Compartimos hojas de un mismo libro
y permitimos entrar a los lugares sacros.
 
Mas temo si,
porque el mundo es vano
y lo cotidiano invita
a renegar de la magia y de lo puro.
 
Respeto el pacto
pero insisto,
de nuevo, la verdad prevalece
aún en contra del deseo.
 
Tengo paz, y siento vida
la soledad es buena
sabiendo que eres tu
quien se atreve a nuevos rumbos.
 
Temo a tu ojos
cuando miran lejos
o cuando evitan cruzarse con los míos.
 
Pero mi miedo mas grande
es saber que olvides las palabras
que quedaron para siempre en mi memoria.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: