MERECIDA TRISTEZA

Por un instante,
y resguardado en mi alma
me decido recurrir a la tristeza.
 
Un segundo de nostalgia
y de mirar mis pasos
que siempre son sinceros.
 
Ante la tempestad
y las palabras que redundan desaliento
me ensimismo y grito en lo profundo
para desahogar mi angustia.
 
Ante la plenitud del día
y el abrazo perfecto de los amados brazos
me resguardo y merezco esta tristeza.
 
Solamente para recordarme
que la vida sigue y estoy pleno
y que mis sueños de tu mano
a pesar de esta tristeza…
 
A pesar de esta tristeza
mis sueños los alcanzo ya sin miedo.

CUATRO SIMPLES VERSOS

Siempre eres nueva. El último de tus besos siempre fue el más dulce, la última sonrisa, la más brillante, el último gesto, el más grácil. Jhon Keats

 
Un rincón que prometía festejos
cantos buenos, mis manos aéreas
una esquina de alegría perfecta.
 
Dos segundos y todo estaba listo,
la casa limpia y el hogar prendido
las manos dispuestas al alivio.
 
Tres días justos a la espera
y vino el arrepentimiento,
las palabras quedaron inconclusas
y el dolor tal vez eterno.
 
Cuatro eternidades amando tu recuerdo.

MÁCULAS

El sol en mi piel
marcando los días de soledad
cuando caminaba altivo
las montañas frescas.
 
Los errores de mi lengua
manchando un alfabeto
que apenas si es mío.
 
La sombra en mi conciencia,
aquellos instantes
cuando la rebeldía imperaba
dominando mi respiro.
 
Mi secreto de amor
clavado en el alma,
un silencio que atormenta
las noches sin luna.
 
Las marcas dibujadas en piel,
la inicial que define
toda la intención del laberinto.
 
Mi cuerpo decadente
aferrado a los estigmas
de los años oscuros.
 
Marcas, manchas
grabados, tinta de historia
máculas eternas de mi mismo.
 
Sellos que cuentan en silencio
los pasos dados
para llegar sin compañía
al final del laberinto.

DECEPTIO

VINE, VIDI, EGO DESTITUTA

Alma muerta
decepción y olvido
cuando los reyes se imponen
a pesar del hambre.

Canto que perturba
cuando las promesas se incumplen,
absurda sinfonía que enloda los principios.

Bajeza sin redención
infierno mientras sufren
todos los proscritos.

El claustro que implosiona
ante la altivez del tirano,
la necedad del déspota
denigra todo intento.

Y así mi llanto en vano
mis gritos en celda
mi tristeza e impotencia
deshacen el jubilo y desgarran las ansias.

Ya no hay esperanza ni dulzura
todo es depresión
todo es fracaso.

Alma muerta
árbol sin vida
ultimo aliento
y el olvido de los justos
mientras siguen gobernando
los cuervos que son ciegos.

HEREDAD

Renuncio al desprecio
a los lazos que juzgan
mientras pavonean signos
y se ufanan de cordura.

 

Renuncio a la certeza
de saber que hay sangre
que hiere como espina
mientras calma santidades
que nunca se revierten.

 

Y lloro,
pues la amargura sana
los rencores y las penas.

 

Y rio,
pues la vida es una
para dejar de lado
las letanías del viento.

 

Renuncio a saberme atado
a la fraterna espera
y al incondicional intento.

 

Me niego a los concejos
de las hadas proscritas,
que se salven su alas
dejando mi vuelo intacto
y sin reproches.

 

Adios, para siempre, tal vez.

 

Ya no quiero mas desprecio
ni palabras de aliento
que saben a amargura.

 

Me quedo con mi esencia
con mi paciencia pura
y las locuras buenas
que dan chispa a grises tiempos.

 

Me quedo con la gloria
que me dan los besos
y con la plenitud del abrazo nuevo.

 

Adios, para siempre… no se.
el orgullo es pausa
y la distancia augura
el retorno de la dicha

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: