BUEN JUICIO

Por mis buenas pretensiones
logro amanecer y me entrego,
el día se ofrece incauto y sin prejuicios.
 
Andar a tiempo y a punto
mientras los ojos invitan
a poemas de ciudad en ironías.
 
Cantos de auxilio
y mentes de soledad
que se entierran en todo su silencio.
 
Sigo andando
y las calles se sonríen.
 
Hay otras esquinas
y se renuevan los misterios
del mismo laberinto.
 
Y así mis pretensiones
logran salvarme de la huida,
ando y ando, el rumbo grabado en el instinto.
 
La brevedad del tiempo
y tan solo este buen juicio
protegiendo mis suspiros.

FLAPPER

Danza bella
ama el día
solo el viento enciende tus pupilas.
 
Ligera, altiva
reina del destino
ni un atisbo sin que asientas.
 
Andante y poetisa
sonriente de la noche
levita tu alma sobre todos los suspiros.
 
Radiante y plena
piel brillo de Luna
dueña del tiempo y de tu alivio.
 
Solo un susurro en verso
y me invita un guiño
a describir tus altares cortejando la dulzura.
 
Música de tu voz
danza libre
airosa y en llamas te abalanzas entera…
 
Solo un poema
y me entrego a un pacto
grabado para siempre en mi destino.

VAHAJE

Así,
como siempre
en la perfecta soledad
resguardado solamente por montañas.
 
La tarde prefiere el silencio
y un leve viento
me trae los susurros desde el norte de mis pactos.
 
Un horizonte altivo
y en el valle se presienten el desespero.
 
Así,
mis manos danzan
y mis ojos se hunden al alma…
siento a madre en cada pulso.
 
Le canto al pasado
y elevo una oración al buen presente
mientras siento en calma
la mente y el camino.
 
No hay tormenta
tampoco vendaval
no hay disturbios en mis días.
 
Un viento suave
que me cubre y me resguarda,
un mensajero de poemas nuevos.
 
Y así
sano y libre
desciendo al valle
protegido por los versos.
 
Toda la calma
y el buen vahaje
impulsando con cadencia mi destino.

GRITO

Cartagena de Indias, Agosto 16 de 2015

 
Cumplí cuarenta años
pasé por mi vida reluciendo angustias
y portando un estandarte de delirios y promesas.
 
Me lleno de festejos
sobre la muralla que elevaran
para combatir mis miedos.
 
Me lleno de ritmo
contagiado por la noche
y la esbeltez del ébano en piel
y el sonido del mar
(murmullo de erotismo)
 
Cumplí, si
todas mis promesas
descritas en los versos
y selladas por mi nombre en poesía.
 
Cuarenta instantes
para elevarme al parnaso
y llenarme de laureles.
 
Cumplí y soy honrado
por los fantasmas de juglares
en la ciudad del laberinto.
 
Celebro mi cima
mientras las esquinas esperan
unos versos pactados
a cambio de canciones prohibidas.
 
Ahora aqui,
dejo mis versos buenos
en cada rincón de la calle media luna.
 
Y prometo volver
a recoger los pasos
cuando el sol de agosto me convoque.
 
Y juro volver
para habitar las calles
cuando mi alma grite al norte…
que el mar bendiga mi partida.

TERPSÍCORE

Suave la brisa
se trenza en tus pies
mientras tus manos tejen armonía.
 
Etérea y dulce
vibrando en el pulso del viento
aérea y pura cuando ritmo abraza el talle.
 
Soberana de las tardes de nostalgia,
dueña de la noche y festejos,
regente de mañanas frescas
cuando despiertan los pájaros la música.
 
Danzas, sin importar la multitud,
le das ritmo al mundo de cotidiana angustia
sanadora de los males que ciegan la ciudad
y hacen grises los segundos.
 
Levedad e impulso,
la pureza del ritmo en tu cintura
hipnotiza tempestades mientras vuelas.
 
Musa de mis pasos
hada de mis días,
verso hecho mujer
perfecta en piel y brillo.
 
Murmullo del cielo
que puso música en tus pasos,
regalo de lo eterno
que dió vida a toda mi poesía.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: