LAPSUS CALAMI

Descrito y escrito
he cometido errores al hablar
y también he seguido malos guiones.
 
Un poco de dislexia
y un tanto rebeldía,
el anarquismo de la lengua
y las ideas que persigo.
 
Grabé un poema errado
escribí mucho tiempo al sin sentido
llené una esquina con absurdos…
imágenes que siempre abruman.
 
Canto y sonrisas
danza y ritmo en cada verso
mientras equivoco los verbos
y los tiempos
y las rimas.
 
Ahora siempre en borrador
construyendo permanentemente mi memoria
y llenando de mostalgia mis segundos buenos.
 
Describo y escribo
y dejo mi mente libre
mi espíritu libre
y mis versos siguiendo su camino.
 
He de redactar sin correcciones
mientras me ocupo de sentir en mis delirios.

Y SIEMPRE EL FRÍO

Lunes de agosto
el sol se levanta lento
y yo respiro un nuevo día.
 
Desde mi faro veo las dos montañas
regufios del sol en su camino,
pintadas del frío que se ve
desde la calidez de una caricia.
 
Siempre mi bondad sobre la almohada
siempre la mirada que me anima.
Un café, también,
y una sonrisa que me elevan
mientras preparo mis versos simples.
 
Lunes, plenitud,
nuevo refugio y nuevo andar
y la esperanza del rocío en la ventana.
 
Siempre el amor en mis palabras
siempre la verdad cuando respiro.
 
Tus manos, caricia
mis versos sin miedo.
 
Siempre la bondad
siempre las sonrisas
siempre madrugada
y siempre el frío.

LEJOS DE TI

Lejos de ti se achica el mundo,
las ganas de volar se minimizan
los poemas se llenan de nostalgia
y grita el día.
 
Lejos de ti, aquí en La Perla
celebrando un mar lejos del cielo
pero guardando sonrisas de sal
para darte un beso de recuerdos.
 
Pero en un instante cerca de ti
sintiendo cada pulso que nos une
en el ritmo perfecto de la espera.

OSTRACISMO

El ocaso de la algarabía
de la primavera intensa
y del discentir reaccionario.
 
La mirada en paz
lejano de toda controversia
blindado para no resentir las amarguras.
 
Decidido a ser ajeno a muchedumbres
hermético en mis penas y mis risas,
y entregado a fluir entre poemas
mientras comparto los dones de mis ritos.
 
Mi canoa, mi Mar, mi cielo
y en la orilla los pasos quedan
huellas que se van mientras reímos.

CARTAS A UN VIEJO POETA carta 9

Bogotá, mayo 2020

Lejano y gran amigo:

El año inició confuso, quedé cesante pero un extraño optimismo me abrazaba. Empiezo a escribir esta carta en febrero, en pleno centro, donde las calles susurran poemas y las esquinas se llenan de fantasmas. Empecé motivado por la visión de tus pasos rodeando los pasillos del claustro, ibas del brazo de algún transeúnte que dejaba en su paso notar el ensimismamiento. Pero no eras tu, era solo una visión, la visión de A. Pau sobre tu vida y esto, en ese lugar y en ese instante me llevó a pensar de nuevo en mi destino.

Los suspiros por las calles frías, eterno invierno que viviste algunos meses, mismo invierno que padecí en las mañanas de madrugarle a todos los fantasmas, en una Bogotá londinense, solamente en la justa vitrina del reflejo perfecto. No estaban las calles para menos nostalgia ni las esquinas para mas recuerdos.

La casa del poeta misterioso está muy cerca y solamente pienso en la manera de recrear mis propios mitos, mis internos ritos y mis íntimos secretos. Entonces recuerdo tus cartas, vivir del arte o vivir en arte, empiezo a cuestionar mi camino de poeta a la sombra del ser académico en el mundo de la ciencia esteril y de las vanas sonrisas. Empiezo a ser quien quiero y puedo, sin veneno en mi sangre y con las emociones tranquilas para alejarme del dolor temprano y poder acercarme con serenidad a la ruta del jaguar y del buen destierro.
Pero si, en todo lo que hago puedo estar mas cerca del arte que en el arte mismo, así que como en el laberinto, construyo recodos, metáforas mentales que me ayudan a alabarme sin caer en narcisismos.

Otra breve carta, un poco mas que una postal, para narrarte con simpleza la trascendencia de este día, cuando intuyo que el camino siempre es delta y que saber bien tus memorias, se asemeja a la manera en que revivo pensamientos inscritos y descritos entre líneas.

Hasta pronto, en una latitud donde nos encontremos, como siempre, en la serendipia de todos los buenos pensamientos.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: